UN JOVEN SORDOCIEGO DENUNCIA “ATENCIÓN MUY DEFICIENTE” POR PARTE DE IBERIA A LA HORA DE VOLAR

Norberto Betancor, un joven de 26 años con sordoceguera, ha denunciado la “atención deficiente” que Iberia y Aena le brindaron el pasado 8 de julio a la hora de volar de Madrid a Canarias. En concreto, Iberia pretendía impedirle viajar por sobrecontratación (“overbooking”), y cuando este problema se solventó, Aena dejó al pasajero solo sin que los trabajadores de asistencia a personas con movilidad reducida de la empresa concesionaria le informaran del cambio de puerta y del retraso del avión de Norberto.

Este incidente sucedió cuando Norberto regresaba de un campamento de verano de la Federación de Asociaciones de Personas Sordociegas de España (FASOCIDE), acompañado por una guía intérprete, quien además, critica que no le dejaran pasar para acompañar a los dos jóvenes hasta la puerta de embarque.

“Cuando mi guía intérprete comentó en el mostrador de embarque de Iberia que no podía quedarme fuera del avión por “overbooking” y luego hizo lo mismo en el de atención al cliente por las dificultades de comunicación que encontraría al quedarme solo no le hicieron caso, hasta que la escucharon decir por teléfono que este asunto se haría público a través de FASOCIDE”, ha explicado Norberto a Servimedia, que considera que “iberia únicamente reaccionó cuando pensó que se podía perjudicar su imagen de cara a la sociedad”.

Además, este joven subraya que cuando ya se le asignó una plaza en business y tenía que pasar el control de seguridad sin su guía intérprete se tuvo que enfrentar a problemas de comunicación, “aunque lo peor vino después, cuando me dejaron esperando sin avisarme de que mi vuelo había sufrido retraso y había cambiado de puerta. Si yo no hubiera estado preguntando a la gente, habría perdido el avión, porque el personal de atención a pasajeros con movilidad reducida del Aeropuerto de Barajas no me informó de nada”, ha añadido.

DENUNCIA ANTE EL CERMI

Tras esta situación, FASOCIDE trasladó estos hechos al Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), entidad que se hizo cargo del caso,  y que aconsejó como primera medida a este joven que presentara una queja ante la Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA), organismo oficial del Estado español con atribuciones para supervisar el cumplimiento por las compañías aéreas de la normativa europea sobre pasajeros con movilidad reducida,  de forma que se abra una investigación sobre estos acontecimientos y sean sancionado. Además, la denuncia permite que el caso llegue a la Unión Europea.

Para el CERMI, se trata de un nuevo caso de “mala praxis” en lo que a la atención de las personas con discapacidad se refiere a la hora de volar, algo que es “intolerable, porque se coarta un derecho tan importante como la libertad de movimiento de las personas con discapacidad, que está amparado en la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad”.

Por todo ello, la plataforma representativa de la discapacidad en España reclama a Iberia y a todas las aerolíneas, así como a Aena, que se adopten todas las medidas que sean necesarias que impidan que haya todavía viajeros que se tengan que seguir enfrentando a situaciones discriminatorias por razón de su discapacidad.

“No se trata del primer caso en el que las personas con discapacidad se encuentran con dificultades a la hora de volar”, afirma el CERMI, que recuerda el caso de otro joven sordociego a quien a finales de 2016 Ryanair no le permitía volar solo por ser sordociego. “Seguiremos denunciando todas las situaciones de este tipo, porque llueve sobre mojado”, zanja el CERMI.

FUENTE:  CERMI

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando, supone la aceptación de nuestra política de cookies.
Aceptar cookies
x
Accesibilidad
-100%+