Manifiesto por el Día Europeo de las Personas Sordociegas

Hoy, 22 de octubre de 2021, celebramos el Día Europeo de las Personas Sordociegas concienciando a la sociedad y las instituciones públicas y privadas de nuestra existencia, haciéndonos visibles y mostrando la complejidad de nuestras necesidades, pero también nuestras capacidades y habilidades.

Esta fecha conmemora la creación de la Unión Europea de Personas Sordociegas (EDbU), única entidad a nivel europeo representada por nosotras, las propias personas Sordociegas.

La EDbU es, por tanto, la auténtica voz de las personas sordociegas en Europa y trabaja para obtener la igualdad y la inclusión social de nuestro colectivo en todos los países de este continente.

La sordoceguera es una discapacidad única que resulta de la combinación de dos deficiencias sensoriales, auditiva y visual, que generan graves problemas de percepción global, comunicación, acceso a la formación y a la información, severas dificultades de movilidad y de participación en el entorno de manera normalizada. Para nosotros es indispensable contar con personal específicamente formado en nuestros sistemas de comunicación, como son los profesionales de la guía-interpretación y la mediación comunicativa.

Se estima que en Europa vivimos más de 100.000 personas Sordociegas y todas nos hemos tenido que enfrentar en estos últimos tiempos a una pandemia que marca, entre otras cosas distancia social, cuando nosotros accedemos al mundo a través del tacto.

Por todo esto, las personas sordociegas instamos a todos los países de Europa a lo siguiente:

  1. Garantizar los apoyos y recursos comunicativos que permitan el acceso a los servicios sanitarios en igualdad de condiciones.
  • Desarrollar e implementar protocolos en situaciones de emergencia para las personas sordociegas.
  • Tener en cuenta la flexibilidad necesaria a tomar, por parte de las personas sordociegas y el resto de la sociedad, para posibilitar la interacción comunicativa entre ambas, contando con las características específicas de menor distancia, contacto físico y necesidades de las personas sordociegas para poder comunicarse, garantizándose la seguridad tanto de nuestro colectivo, como de la ciudadanía.
  • Tener en cuenta las características de accesibilidad necesarias para las que las personas sordociegas puedan acceder al contenido televisivo: interpretación en lengua de signos adaptada con fondo oscuro y mayor tamaño y subtítulos con contraste, siendo en este momento crucial la información sobre la salud. Así como favorecer la accesibilidad a la información y prensa escrita a través de los medios digitales, garantizando el acceso a la información normativa y oficial que por parte de las distintas Administraciones se emita en los diferentes medios, especialmente relacionada con la salud pública, emergencias y seguridad.
  • Promover el estudio y la implementación de los diferentes y específicos sistemas de comunicación propios de las personas Sordociegas, procurando su difusión y su uso por parte de todo el colectivo. También exigimos el reconocimiento de las lenguas de signos de toda Europa como lenguas nacionales y la consideración del colectivo de personas Sordociegas como usuarias de las mismas.
  • Ejercer de forma libre el derecho a la toma de decisiones en igualdad de condiciones que el resto de la ciudadanía. Para ello, las administraciones públicas se responsabilizarán de facilitar las medidas que posibiliten el acceso a un servicio de guías-intérpretes y mediadores comunicativos estable y cualificado, que faciliten la inclusión social y la participación efectiva de las personas sordociegas en todos los ámbitos de la vida.
  • Requerir a las administraciones y organismos públicos o privados la garantía de que sus equipos disponen de la formación e información necesaria para saber a quién dirigirse para solicitar el servicio de guía-interpretación.
  • Reconocer y promocionar el bastón rojo-blanco como elemento identificativo del colectivo de personas sordociegas por parte de los organismos públicos para darle visibilidad social. 

Por último, reiteramos a las autoridades públicas la necesidad e importancia del reconocimiento legal de la sordoceguera como discapacidad única, que garantice el disfrute pleno de nuestros derechos.

   
Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando, supone la aceptación de nuestra política de cookies.
Aceptar cookies
x
Accesibilidad
-100%+